Son de un color marrón parduzco, tienen un olor a huevo podrido que revuelve las tripas y amenazan con arruinar la temporada turística de las playas del Caribe. Así son las algas que desde hace unos meses se acumulan en cantidades siderales en la costa caribeña.
Se las conoce con el nombre de sargazo. Y, en los últimos años, su presencia en estas playas paradisíacas de arenas blancas y aguas turquesas se ha vuelto una constante. Sin embargo, en esta última temporada, han llegado tantas algas que muchos turistas han decidido cancelar sus vacaciones y veranear en otra parte. El problema afecta tanto a República Dominicana en el norte, como a Barbados en el este y a las playas del caribe mexicano.
Tan preocupante es la situación que algunos funcionarios han pedido que se convoque una reunión de emergencia de las 15 naciones de la comunidad caribeña. ¿Pero de dónde vienen estas algas y por qué hay tantas?
Hipótesis
Hay varias teorías, pero la principal apunta a que su crecimiento se desbordó por los nutrientes contaminantes generados por la actividad humana. Estos nutrientes, le explica a BBC Mundo Brian Lapointe, experto en sargazo de la Universidad Florida Atlantic, Estados Unidos, “están fertilizando a estas plantas: las hacen crecer más rápido y producir más biomasa”.
“Si miras un mapa verás que estas plantas circulan constantemente entre el Mar de los Sargazos (en el océano Atlántico), el Caribe, el Golfo de México y la corriente del Golfo”. “Cuando están a la altura del Golfo de México, pueden verse afectadas por las aguas que llegan desde el río Misisipi, que contienen grandes cantidades de nitrógeno de los fertilizantes”, explica el experto.
“Pero además, el derrame de petróleo en el Golfo de México en 2010 y los dispersantes que su usaron para limpiarlo, contribuyeron con más nutrientes”, añade Lapointe, quien recuerda que este problema se inició en 2011, tras el vertido de crudo de la plataforma Deep Water Horizon.
Otra de las teorías sostiene que las corrientes en el océano Atlántico están cambiando por el aumento de la temperatura de los mares. Y esto, sumado al aumento del CO2 en la atmósfera, “también puede estar jugando un papel (en el incremento del sargazo)”, dice Lapointe.
Los investigadores creen que las algas se originan en las áreas costeras y no en la zona del Atlántico conocida como el Mar de los Sargazos -una región de aguas cálidas de 3 millones de Km2 habitada por numerosas especies marinas. Allí, explica Lapointe, van a parar como resultado de las corrientes.
Mas detalles…